Es un ciclo necesario para todos los directivos que gestionan colaboradores, ya que está lleno de positivismo, sentido común y con las herramientas muy sencillas y claras para hacer las cosas bien, y así mejorar nuestro rendimiento gestionando de manera efectiva el tiempo, mejorando el clima y el curso de las reuniones y lo más importante, aumentando el compromiso de los colaboradores, adquiriendo nuevos hábitos.

Back to Top