Hasta recibir la formación de Dirección de personas por parte de Otto Walter estaba convencido de que era un buen jefe. He de reconocer que estaba equivocado; la voluntad no lo es todo en el trato con las personas y otro punto de vista, por parte de profesionales, nos ayuda a ver que la realidad no es la que ven nuestros ojos.

Back to Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche aquí para más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies